AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

domingo, 22 de mayo de 2011

PUDIN AL AROMA DE AMARETTO EN HORNO DE CONVECCIÓN


Esta receta es una versión de la llamada 'Queen of Puddings' de Sarah Flower (The Everyday Halogen Oven Cookbook, se puede comprar aquí). No se trata del típico pudin con pan remojado en leche y azúcar, ya que está enriquecido con mermelada y una deliciosa capa de merengue azucarado. Yo lo he aromatizado con aroma de almendras amargas, aunque se puede usar vainilla, como en la receta original. He sustituido la mantequilla de la receta original por margarina orgánica, sin grasas hidrogenadas, pero si podéis tomar mantequilla os la aconsejo, ya que es insustituible.









También he cambiado algo el procedimiento. Sarah Flower recomienda hervir la leche con la mantequilla; yo, ya que la margarina no conviene calentarla mucho, sólo he calentado la leche lo justo y añadido después la margarina, que se ha fundido muy fácilmente.Así que ésta es mi versión particular de la reina de los budines.


INGREDIENTES para dos budines pequeños o uno mediano; 4-6 raciones.

90g de pan blanco que ya tenga unos cuanto días
100g de azúcar
400ml de leche (yo la he usado semidesnatada)
1 cucharadita  de aroma de almendras
45g de margarina biológica o de mantequilla
2 huevos
3 cucharadas de mermelada de arándanos.

PREPARACIÓN

Precalentamos el horno de turboconvección a 180 grados.En un bol mediano combinamos el pan con 45g de azúcar.
Calentamos un poco la leche y añadimos  la margarina o la mantequilla (a temperatura ambiente) cortada en pedacitos.Cuando casi ya está fundida del todo, apagamos el fuego y añadimos el aroma de almendras.

Separamos las yemas de las claras y reservamos éstas, cuidando de que no quede nada de yema en la clara
(lo contrario no sería tan grave).

Engrasamos nuestro molde o moldes; yo, aunque uso los de silicona, también los engraso; en este caso usé margarina.

Ahora vertemos la leche aromatizada en el bol que contiene los cubos de pan y el azúcar.

Añadimos las yemas de huevo (no hace falta batirlas antes) y batimos para combinar bien. Yo  uso un machacador manual de patatas, pero si os gusta una  textura muy fina podéis usar una batidora de mano.

Os saldrá una masa muy líquida que verteréis con cuidado en el molde o moldes. Como no sube mucho, podéis llenarlos bastante, pero no lleguéis hasta el borde por si acaso.


Si habéis usado moldes de silicona, poned éstos sobre una bandeja resistente al horno (por ejemplo la bandeja de agujeros) y ésta, con ayuda de las pinzas, sobre la parrilla inferior. Programad 35 minutos a la misma tempeatura de precalentamiento.

Cuando hayan pasado unos 25 minutos podemos empezar a preparar la cobertura.

Fundimos la mermelada a fuego bajo para que sea más fluida y fácil de extender. Mientras tanto, en un bol o plato hondo y añadiendo una pizca de sal, batimos las claras casi a punto de nieve y vamos añadiendo el resto del azúcar hasta que se forme un merengue consistente y brillante. Quitamos la tapa del horno, la ponemos en un lugar seguro y extendemos con cuidado, sin salpicar, la mermelada sobre la superficie de los budines, naturalmente después de haber comprobado que están hechos. Yo uso un pincel de silicona.

Después, y también con cuidado para no ensuciar el horno ni las bandeja o parrilla, vamos poniendo el merengue a cucharadas sobre la mermelada.

Volvemos a colocar la tapa y rehorneamos durante unos 8-10 minutos a 180 grados, vigilando que no se queme. Deben quedar las puntas ligeramente doradas.


Inmediatamente  usando las pinzas de seguridad, sacamos la bandeja del horno con los budines y la ponemos sobre una rejilla a enfriar. .

Se puede tomar tibio, peroa mí me gusta más después de haber reposado un tiempo en  el frigorífico;  todavía más si es al día siguiente.





                          En diapositivas:








Está en inglés porque usé este mismo slide en mi blog en inglés dedicado a mi horno de convección. Si tienes ganas de verlo, lo tienes aquí