AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

miércoles, 30 de diciembre de 2009

MIS TRASTITOS: CREPERA INVERSA

Tengo que decirlo: si hubiera entendido el funcionamiento de esta maquinita, no la hubiera comprado. ¿Por qué? Porque nunca hubiera creído que diera resultado. Me la hubiera imaginado impráctica, sucia e...imposible de usar.

Al leer el anuncio creí que simplemente constaba de una sartén con una base separable, que por tanto podía usarse sin cable...Pero no era sólo eso. Es una "crepera al revés" que funciona perfectamente, no ensucia nada y hace las crepes más finas que puedan existir. Las fotos hablan por sí solas.Crêpes, blinis, tortitas...como queramos llamarlas, pero perfectas. Y no es mérito mío.




La máquina consta de estas tres partes que veis en la siguiente fotografía: al fondo, el plato donde se vierte la masa preparada; en el centro ,la  sartén que se acopla a la base enchufada, y ésta en primer plano. También se incluye un espátula, como puede verse.


En esta foto se puede ver el anverso de la sartén, por cierto completamente antiadherente. Las instrucciones mandan engrasarla al principio, y yo lo hago. Después hago veinte, treinta crepes seguidas, sin que haga falta engrasarla más. Sospecho que  al principio tampoco haría falta, pero yo sigo el ritual.



Vista lateral de la sartén: comprenderéis que al verla por primera vez, sin conocer el verdadero funcionamiento de esta crepera, pensé que era imposible usarla...la mezcla líquida de ingredientes se iba a escurrir por los bordes!!!




¡Pobre crepera! No había más que leer las instrucciones con atención para comprender lo buena que es...


Vamos, pues, a desfacer el entuerto, dando de paso la receta para la masa de las crepes.

INGREDIENTES Y PREPARACIÓN


Uso una receta que improvisé y que me funciona muy bien; además es fácil de recordar: un huevo, un trozo de mantequilla (como una cucharada colmada),  leche a ojo y la harina suficiente para formar una masa de consistencia bastante líquida. Con esta máquina no hay que preocuparse mucho de obtener la consistencia exacta: con una masa más fluida obtendremos crepes superfinas; si es más espesa tendrás algo más de grosor, pero siempre serán finas, como debe ser.

Para hacer la masa, primero fundo la mantequilla a fuego muy bajo:




Después la vierto en un bol de un litro con las paredes altas y añado el huevo.



La leche...


Bato con cuidado con la batidora de brazo y después voy echando harina gradualmente y batiendo. Utilizo harina para bizcochos, que lleva levadura. También añado un poco de sal.




Una vez preparada así la masa, se pueden hacer las crêpes inmediatamente o guardar la masa para cuando deseemos. Si se guardan en la nevera, por ejemplo hasta el día siguiente, la masa se habrá espesado y quizás tengamos que aclararla con un poco más de leche.

Vamos ya a hacer los blinis o crêpes. Conectamos a la red la base y engrasamos la "sartén", acoplándosela y encendiendo el interruptor. Mientras se va calentando, vertemos la masa fluida en el plato llano.




Ahora separamos la sartén de su base...


...y hacemos que la parte antiadherente toque la masa que está en el plato. De hecho, debemos sumergir la sartén así, al revés, como a un centímetro. Enseguida se adquiere práctica. Si nos pasamos un poco al sumergirla, no pasa nada, ya veis que una parte del lateral es también antiadherente.


Al tocar la masa, la sartén produce un siseo característico que indica que la habíamos precalentado bien. Levantamos la sartén, sacudimos un poco por si goteara (prácticamente nunca lo hace) y la volvemos a colocar en la base enchufada.



La dejamos unos minutos, se hace rápido...hasta que podamos levantar el borde con la espátula:





Le damos la vuelta y la dejamos hacerse, pero mucho tiempo menos, como unos 30 segundos



Y ya está hecha nuestra primera crêpe...continuamos hasta que convenga, y luego sólo tenemos que rellenarlas a nuestro gusto. Podemos ir colocándolas una sobre otra sobre un plato, no se pegan las unas a las otras.








Si nos sobran crêpes, también podemos guardarlas para el día siguiente, tanto rellenas com sin rellenar.  Las láminas sin relleno las podemos guardar así en el frigorífico; las crepes ya rellenas igualmente. Después sólo tendremos que recalentarlas al horno.


Recomiendo vivamente esta máquina...con ella puede hacer crêpes hasta la persona más inhábil...como yo.

3 comentarios:

Dely dijo...

Vaya pinta más buena que tienen los creps y rellenos aún más.
Si mi abuela, levantara la cabeza y viese esta máquina para hacer creps o como llamamos en Asturias Frixuelos, me la tira a la cabeza:-)
Un besín.

Anónimo dijo...

Hola! Te he enviado un mensajillo pero a lo mejor no lo has leído. Es para ver si me puedes decir donde has comprado este cacharrín y cuanto te ha costado aprox., me tienta mucho!
Gracias
Nuria.

Noentrobcap dijo...

Hola, Nuria....sí que te contesté..voy a comprobar ahora en la carpeta de enviados. Tú mira también no sea que haya caído mi mensaje en la carpeta de spam. De todas maneras ahora te mando alguna info adicional....