AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

lunes, 19 de octubre de 2009

NUEVAS NOTICIAS SOBRE MIS NEPENTHES

Hace tiempo que no ponía ninguna entrada sobre mis nepenthes...Desde que, siguiendo los consejos de la magnífica web Nepenthes around the House me atreví al fin a aclimatar mis dos carnívoras a la terraza (lo ortodoxo es tenerlas en el interior, incluso en terrarios) las cosas les van muy bien a las dos. Es cierto, quizás el color les ha cambiado un poco por la acción del sol...pero en contrapartida están muy bien alimentadas...no sólo con mosquitos como antes...sino también con abejas, avispas, moscas, hormigas y polillas. Vamos, que un poco más y se empachan. Tienen bastantes jarros, que se van renovando periódicamente, y además, cosa nunca vista, una de ellas, Nepenthes Maxima, tiene flores...y yo que ni siquiera sabía que las nepenthes florecían.

Las fotos están hechas en alta resolución para que se vean los detales. Pinchad si queréis verlas en tamaño real.

Esta es una vista de cuerpo entero de mis Nepenthes. Arriba Nepenthes Maxima, y abajo Nepenthes Ventrata, un híbrido de Nepenthes Ventricosa y Nepenthes Alata. Las flores rosas que veis, naturalmente, no son suyas, sino de una ipomea que se empeña en escalar por ellas. Las flores son las que están en  la parte de arriba.




Una vista lateral:



Las flores, más en detalle...



Y una foto, muy mal hecha porque mi cámara no es lo bastante buena, del interior de uno de los jarros. Se adivina más que se ve una abeja rodeada de otros insectos.





Os enseño ahora los jarros o trampas de la Nepenthes Maxima. 




 

En cuanto a la Nepenthes Ventrata...tiene jarros en todos los estadios..

Éstos son los, por así decirlo, recién nacidos. Pequeñísimos y, por supuesto, todavía sin abrir. Éste es uno a ras de suelo:




Y éste otro de más arriba. Lo cierto es que no todos los jarros nacientes llegan a buen puerto...más arriba se puede apreciar otro que se ha secado prematuramente.




Es curioso, porque las nepenthes producen jarros diferentes según el tamaño de la planta. Como ya dije en otra entrada de este blog, mi Nepenthes Ventrata no es una, sino varias...en realidad no sé cuántas. En primer lugar la planta madre, que es lo que se aprecia mayormente en la foto de vista general. Pero además, en la base de la planta, a ras de tierra, han crecido otras plantas 'hijas', que producen sus propios jarritos, pequeñitos, rechonchos y que se abren pronto. Como éste:




En cambio, los jarros de una planta más vieja se desarrollan de otra manera. Nacen ya alargados, como el que he mostrado antes, y se van hinchando y estilizando al mismo tiempo, tardando mucho más en abrirse que los otros. Éste es uno aún sin abrir:




Éste es uno de los que se han abierto hace poco. Se le reconoce por ese precioso color verde en el borde, que todavía  no tiene el consabido color  grana que atraerá a los insectos. Ademas ese borde está menos curvado hacia afuera, menos abombado, y al ser de color claro no se aprecian tanto las hendiduras que tiene.




Éste está prácticamente maduro:




Y éste también:



Y éste en todo su esplendor. No podéis dejar de ver la fotografía ampliada: en los bordes granates y rayados se va acumulando un néctar especial que produce la planta y que, junto con el llamativo color, atrae a los insectos por su dulzor.




A partir de este momento, el jarro irá atrayendo insectos que volarán o se arrastrarán hacia su interior, quedando atrapados por la especial textura de las paredes de la trampa, que permiten entrar pero no salir. Los insectos voladores tampoco pueden salir generalmente gracias a la especial estructura de la planta. En esta foto, por cierto, podéis ver una hormiga curioseando peligrosamente...




Y ésta, aunque de nuevo la foto es muy mala, es una trampa atiborrada de hormigas:





Pasado un tiempo, el jarro comenzará a secarse y lo hará siempre empezando por su parte superior. Como éste:




O éste:




Estos jarros parcial o totalmente resecos y apergaminados no debemos tener prisa en eliminarlos de la planta. No son como las rosas secas, que debemos cortar lo antes posible para que crezcan las nuevas. Estas trampas antiguas suelen estar repletas de insectos que, dada la forma gradual de alimentarse de la planta, son todavía fuente de nutrición. Podemos, pues dejarlos en la planta durante una buena temporada.

Si queréis ver las otras entradas de mi blog dedicadas a mis carnívoras, pinchad aquí.

5 comentarios:

Abisal dijo...

Qué bonitas, al verlas alimentarse así parece que están más vivas. Me dan ganas de hacrme con una. Espero que resistan bien la lluvia.

Susana dijo...

!!!IMPRESIONANATES TUS NEPENTHES!!!
Me encantan, enhorabuena.
Un saludo.

Noentrobcap dijo...

Muchas gracias, Susana! La verdad es que tengo mucha suerte, parece que en mi casa hay un microclima ideal para las nepenthes...

Shey dijo...

Wapaaa! Tambien tienes tus plantas! Mae mía! De donde sacas tiempo para todo. Jejeje.
Pasate por mi blog, tienes por alli un premio para ti. Besitos.

Noentrobcap dijo...

Shey, gracias por el regalitoooooo! Que no te lo había dicho aún.
Abisal: no es sólo que resistan la lluvia, es que es una bendición para ellas y tú te vas a evitar mucho trabajo. Estas plantas hay que regarlas cada día con agua destilada o de lluvia, bien regadas...y es buenísimo pulverizarles el follaje. Si hay lluvia todo eso que te evitas, si te fijas las trampas tienen como un sombrerito, eso es porque donde viven suele llover bastante...para que no les caiga lluvia en exceso dentro...