AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

sábado, 25 de julio de 2009

MIS TRASTITOS: CAFETERA MUKKA DE BIALETTI, CAPPUCCINOS EN LOS FOGONES

MIS TRASTITOS: CAFETERA MUKKA, CAPPUCCINOS SOBRE EL FUEGO.

Hace tiempo que tenía ganas de poner aquí mi cafetera Mukka. De la casa  Bialetti, este ingenio con piel de vaca nos permite elaborar deliciosos cappuccinos en nuestra cocina convencional, sea de gas, eléctrica o vitrocerámica. Para las cocinas de inducción, lamentablemente, no es adecuada a no ser que utilicemos el consabido accesorio adaptador.

El nombre del modelo procede de un juego de palabras entre mucca, vaca en italiano, y moka.

Ésta es la Mukka:





En esencia,  no es más que una cafetera italiana convencional a la cual, en su cámara superior, se le ha adaptado una válvula de presión con dos posiciones. Con una de ellas, válvula cerrada, se preparan cappuccinos, y con la otra se obtiene café con leche. Y eso sólo utilizando la cafetera, sin necesidad de cazos ni fogones aparte. En la cámara inferior de la cafetera se pone, como de costumbre, agua hasta un nivel y el embudo-filtro con el café molido; luego se le enrosca la parte superior y, aquí viene lo especial, se llena ésta también hasta un nivel con leche, previa colocación de la válvula. Se cierra la tapa, se pone al fuego y en unos minutos escucharemos un contundente sonido (la primera vez nos asustará) que indica que el café ha subido y la presión producida gracias a la válvula está espumando  la  leche. Si nos fijamos, por el pico vertedor ya estará asomando la crema...y si la abrimos, veremos sólo espuma, aunque debajo está el café.

Pero mejor voy a mostrar todo esto en imágenes.

Ésta es la Mukka desmontada: detrás de todo el medidor de agua, delante de éste mi saquito de café en grano, en segundo parte las dos mitades fundamentales de la cafetera y finalmente delante el embudo-filtro para el café molido y la válvula.





Y en ésta foto lo mismo, sólo que la válvula está puesta.



Empezamos a preparar café. Llenamos con agua mineral o filtrada el medidor hasta el nivel conveniente. Esto es muy importante, pues para fogones de gas tiene que llenarse hasta el primer nivel, como en la fotografía, y para cocinas eléctricas o vitrocerámicas hasta el segundo.





Vertemos esta cantidad de agua exacta en la parte inferior de la cafetera, la "caldera"
A continuación medimos nuestra cantidad de café en grano (este paso y el siguiente nos lo saltamos si estamos usando café molido):





Y lo molemos. Yo no lo dejo ni muy fino ni muy grueso.

 
 



Llenamos el filtro con el café. Este filtro tiene una especie de eje pivotante en el centro...ignoro para qué, supongo que para que cuando se hace el café haya una cámara de aire en la parte inferior.






No conviene colocar el filtro en la caldera antes de llenarlo, porque podrían quedarnos restos de café en los bordes que  impedirían que la Mukka quedara bien enroscada. Yo suelo colocar el filtro dentro del medidor ya vacío y así puedo llenarlo con más comodidad.

 
 




Eliminamos todo posible resto de café de los bordes del filtro y lo colocamos en la caldera, como haríamos con cualquier cafetera italiana.




Enroscamos la parte superior con cuidado sin apretar excesivamente. Al contrario de lo que ocurre con otras cafeteras, las partes superior e inferior no llegan a "soldarse" completamente...da la impresión de que la Mukka no está terminada de enroscar, y sin embargo lo está perfectamente. No tenemos que forzarla.

En esta foto aún no está enroscada del  todo:



....y en ésta, aunque no lo parezca,  sí.

 
Os presento ahora la válvula de cerca: es hora de colocarla.

 
  
Para colocarla tenemos que sujetarla así. Al girarla sobre el eje  la parte gris de arriba baja, y esto es lo que la fijará.




Colocamos ahora la válvula. La parte superior de la cafetera tiene una especie de eje o columnita en donde encaja la válvula, así como unos números y palabras grabados. El número 0 indica la posición en que debemos colocar la válvula en principio (nos guiamos por el saliente negro que veréis en las fotos), después tenemos una flecha curva que nos guía al número 2; indicando que debemos girar la válvula hasta que el saliente negro quede alineado con ese número a fin de bloquear (como leemos, BLOCCARE/BLOCK) la válvula.Parece complicado, pero no lo es en absoluto.

La columnita y las indicaciones grabadas. Pinchad para ver mejor.


Colocando la válvula. Fijaos en el saliente negro que está en posición 0:

 
Ahora está ya girada y "bloqueada". El saliente negro ha cambiado a la posición 1:



Si queremos cappuccino y no café con leche, tendremos que presionar el botón de la válvula



Ahora ponemos leche hasta el nivel marcado en la cafetera, muy importante no superarlo. Las instrucciones de la Mukka indican que sólo se use leche, pero yo he probado con bebida de soja y con horchata y os puedo asegurar que se espuman igual de bien. A la leche se le puede añadir ya en este momento azúcar.

Aquí tenemos la Mukka con leche de vaca:





Y aquí con leche de soja:



Ahora tiene lugar el proceso que antes he explicado: tras poner la Mukka al fuego y esperar unos minutos...






...escucharemos el PLOP! y veremos asomar la espuma:




Si abrimos la tapa....

 
La foto anterior es de leche de vaca; ésta de soja:



Opcionalmente podemos dejar la cafetera sobre el fuego hasta un minuto más, sobre todo en invierno cuando queremos el cappuccino más caliente.


Sólo queda repartir el preparado en las tazas. La Mukka hace dos cappuccinos de tamaño normal. Primero sale el líquido..

 


...y después la espuma.




La que queda en la cafetera no la desaprovechamos. Apuramos su contenido repartiéndolo también entre las tazas.

 
  
  
Lo mismo pero con el cappuccino de soja. Aprovechando la espuma que queda después de verter el líquido:

  
Y ya tenemos nuestro cappuccino.

 Una vez preparado el cappuccino no tenemos que intentar sacar la válvula inmediatamente, porque todavía conserva un poco de presión. Las instrucciones aconsejan dejar enfriar la cafetera completamente, pero tampoco hay que exagerar tanto. Un consejillo: ponerla inmediatamente  bajo el grifo, llenando la cámara superior...






...y esperar unos 10 minutos, al cabo de los cuales ya podemos quitar la válvula. El agua ayuda además a que no queden restos de leche pegada, ya que el interior no es antiadherente como es natural. La parte superior la lavamos con un estropajo suave y jabón; la inferior, donde sólo ha habido café, como es sabido sólo tiene que lavarse con agua.

No hay comentarios: