AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

domingo, 31 de mayo de 2009

PAN BLANCO ESPONJOSO CON OKARA DE SOJA


Desde que compré mi máquina para hacer leche de soja y otras leches vegetales, tenía en mente utilizar la okara (resto sólido que queda después de preparar leche de soja) como un ingrediente más del pan. Ya lo he probado y los resultados me han sorprendido.
El pan blanco que veis en las fotos está elaborado con  la panificadora Bifinett en su programa de pan blanco. Veréis dos panes diferentes, para uno usé harina blanca especial fuerza, una harina estupenda, y para otro dos tercios de esta harina y uno de harina normal de repostería. El primero resultó mejor, pero el segundo también fue muy bueno.

INGREDIENTES


(1 taza es una medida de 250 ml)

1 taza de mezcla de agua y leche semidesnatada, mitad y mitad.
3 cucharadas colmadas de okara
1 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de azúcar
3 tazas de harina especial fuerza, 0 bien 2 tazas de harina especial fuerza y 1 de harina de repostería
4 cucharaditas de postre más 1/4 de cucharadita de levadura seca de panadero.

ELABORACIÓN

Veter en la cubeta de la panificadora con las palas el líquido y la okara, y añadir la sal.
Añadir la harina y el azúcar y, en un huequecito que habremos hecho en la harina, la levadura.

Ahora podemos conectar simplemente el programa para pan blanco y dejarlo hacer, pero es explico cómo lo hago yo.

Como el programa para pan blanco tarda  unos 10 minutos en empezar (el manual dice que es para precalentar los ingredientes), yo siempre después de poner los ingredientes en la cubeta conecto el programa pastel o bizcocho. Como este programa empieza a mover las palas inmediatamente, puedo saber ya si me hace falta rectificar líquidos o sólidos, cosa que suele suceder. Una vez con este programa pastel he obtenido la bola de masa (que no se pegue a las paredes de la cubeta, y que no queden restos de harina seca), paro el programa y, sí, conecto el de pan blanco. Este amasado previo con el programa pastel no hace ningún daño al pan, al contrario.

Después, según el tiempo que tengo, dejo simplemente terminar el programa o no.
En caso de que no lo haga, lo que hago es que cuando las palas han terminado de amasar y la máquina ya se dispone a levar la bola (en el manual de la Bifinett nos dice exactamente en qué minuto exacto ocurre esto), quito  la masa de la cubeta rápidamente, quito luego las palas y devuelvo la masa a la cubeta.  Si quiero que me quede un pan especialmente bonito y evitar los "bultos" que a veces produce la Bifinett en la superficie del pan,  sigo el consejo de Nana, que es dividir la masa en dos partes iguales, hacer dos bolas y colocarlas una al lado de otra en la cubeta. (Podéis ver el magnífico blog de Nana aquí). Luego simplemente, dejo que termine el programa.  Las ventajas de hacer esto son que el pan queda con una forma más bonita y sólo con dos pequeños orificios en la base, con lo que queda mejor al cortarlo y además se desmolda mejor.


 
Y éste es el otro, que como veis  también estupendo...De sabor los dos muy buenos.

 


1 comentario:

Ana y bego dijo...

que ricos los voy a probar gracias por compartir