AQUI ESTOY YO!

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 21 de diciembre de 2008

POR NAVIDAD, PATO A LA NARANJA...

Este pato a la naranja es muy adecuado para poner un toque exótico a cualquier fiesta y gustará sobre todo a los amantes de la mezcla de lo dulce y lo salado y de los platos agridulces.

INGREDIENTES:

Para el pato:

Un pato
1 vaso de vino espumoso de uva moscatel, u otro parecido.
3 cucharadas de mermelada de naranja amarga
1 cucharada de miel
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de pimienta negra

Para el acompañamiento:

Cuatro manzanas
Tres cucharadas de azúcar
Tres cucharadas de zumo de limón
Patatas
Una manzana cruda
Pasas
Puré de patata

ELABORACIÓN

Primero, y con un poco de antelación, preparamos la compota de manzana.
Para ello, lavamos las manzanas y, sin pelarlas, las descorazonamos y partimos a gajos, y éstos en mitades. Añadimos el azúcar, el zumo de limón y un vaso de agua, y ponemos al fuego tapado. Cuando arranque a hervir, bajamos el fuego y dejamos que se haga hasta que la manzana esté blanda; hacia el final de la cocción lo podemos dejar hacer destapado para que se evapore más líquido.


Después introducimos los trozos de manzana con su jarabe en la batidora


Y pulsamos hasta que obtenemos una compota fina:


La devolvemos a la olla y la dejamos que se haga al fuego unos minutos más hasta que adquiera una cierta consistencia:


Ahora pasamos a condimentar el pato. Por desgracia se me olvidó fotografiar el proceso de elaboración de la marinada.... simplemente se trata de mezclar en un cazo la mermelada, el vino, la miel, la sal, la pimienta y un vaso de agua, y dejarlo que se caliente al fuego unos instantes.

Después procederemos a untar con parte de la mezcla el pato, que ya tendremos previamente salado puesto dentro de una cocotte o similar, dentro de la cual irá al horno. Pero antes, tendremos la precaución de guardar un poco de la mezcla dentro de una tacita, porque la usaremos en crudo y no es conveniente tocarla con el pincel que usemos para pintar el pato en crudo.



Después de untarlo lo frotaremos con un poco más de sal y lo introduciremos en el horno precalentado al máximo.

Hornearemos el ave durante una hora por cada kilogramo de peso. La primera media hora la temperatura será la máxima y abriremos el horno cada diez minutos para rociarlo con sus propios jugos y con más marinada que había quedado. Durante el resto del horneado, que será a 170 grados, haremos lo mismo pero sólo cada 20 minutos. También de vez en cuando, no hace falta todas las veces, le daremos la vuelta para que se vayan distribuyendo bien los jugos en su interior, sobre todo para que la pechuga no quede seca, en un intento de imitar la técnica del pollo...en este caso del pato a l'ast.

Al final del proceso, como 20 minutos antes de terminar el tiempo, encenderemos también el grill del horno para que el pato se dore por arriba, vigilando que no se queme.

Mientras el pato se hace, podemos ir preparando los acompañamientos. Podemos, por ejemplo:

Colocar la compota en un plato y adornarla con puré de patata (con ayuda de una manga pastelera) y con gajos de manzana cruda:

Preparar unas patatas fritas; en este caso las he hecho en el horno turbo de convección:



Cortar manzana cruda y rociarla con la parte de la salsa agridulce que habíamos reservado en la tacita, y adornar con pasas y una roseta de puré de patata en el centro:



Y, por supuesto, preparar una ensalada variada.

El pato recién sacado del horno:



Ya cortado en el plato:


Su característica carne, oscura y con color de paté:

En resumen, un plato especial para un día especial.