AQUI ESTOY YO!

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 16 de noviembre de 2008

TARTA MEGABROWNIE "PECADO DIETÉTICO"

Ésta es la primera entrada de mi blog que dedico a mi crockpot, llamado también slow cooker o, en español, olla de cocción lenta. Estas máquinas cada vez se están introduciendo más en España, aunque la oferta es aún limitada. Mis tres crockpots fueron comprados hace años en Estados Unidos, cuando aún no existían en España.

Con esta receta presentaré en sociedad a mi pequeño Salton Lil' Dipper de un litro y medio, con molde desmontable y tres temperaturas.


Pecado dietético...¿por qué? Por lo que queráis: las calorías, las grasas saturadas...Pero un día es un día y esta megabrownie sabe a gloria.



La receta, aunque modificada, es del maravilloso blog A Year of CrockPotting de Stephanie O'Dea: algo así como Un Año Crockpoteando. Su genial autora se propuso pasarse un año, el presente, utilizando el crockpot cada día al menos una vez. ¿Lo consiguió? Hasta ahora al menos, sí. El resultado: decenas y decenas de recetas en su blog...y todas con crockpot. La Dama del Crockpot, se llama a sí misma. Tenéis el vínculo a su blog entre mis blogs favoritos.

Yo hice el pastel, como su autora, en mi crockpot pequeño-mediano, el Lil' Dipper de Salton que tiene una capacidad de un litro y medio más o menos. Si vosotros tenéis un crockpot más grande (cosa probable si me leéis desde España, pues en este país hasta ahora no se comercializan más que los grandes) seguid los consejos de Stephanie : en lugar de utilizar ALTO usad BAJO, porque las capas de ingredientes quedarán más delgadas y serán más fáciles de cocer...y quemar. O aumentad la cantidad de ingredientes; de todas maneras si se utiliza el crockpot grande probablemente sí se tendrá que usar toda la mezcla para brownie, y yo recomendaría también la pastilla de mantequilla entera y quizás un poco más de agua para la masa. Igualmente, puede usarse toda la lata de leche condensada y más coco rallado, muesli y almendra. Las proporciones realmente en esta receta no son muy importantes, salvo en lo que respecta a los ingredientes que forman la mezcla casera para brownies.

Evité utilizar la mezcla comercial para brownies porque ésta es bastante dulce. Y dado que el pastel contiene ingredientes tan dulces como la leche condensada, quise compensarlo un poco dándole el contraste de una masa de bizcocho no tal dulce. Por eso mismo utilicé también chocolate amargo (85 % de cacao).

En la lista de ingredientes pondré entre paréntesis, tras los que he modificado, la versión original.

Voy a dar también dos variantes, la semidulce y la dulce. Con la primera se obtiene un pastel moderadamente dulce en que se notan más los sabores de los diferentes ingredientes, y que podemos si queremos regar con dulce de leche o acompañar con nata dulce para compensar. La segunda variante es más "pecaminosa" por su dulzor....y está riquísima.

INGREDIENTES

200g de harina de repostería
1 paquete doble de gasificante en doble sobre tipo soda-litines
50g de azúcar para la variante semidulce, 125g para la dulce
Unas cinco cucharadas de cacao en polvo desgrasado sin azúcar
Tres pastillitas (grandes) de chocolate negro (85 % cacao) a trocitos para la variante semidulce. Para la dulce, chocolate negro con menos proporción de cacao, o chocolate con leche

(Versión original de todo lo anterior: un paquete de preparado para brownies)

Media pastilla de mantequilla sin sal
1 huevo grande
1/4 de taza (unos 60 ml) de agua
Un poco más de media lata pequeña de leche condensada azucarada. Para la versión dulce, toda la lata, a no ser que uséis un crockpot pequeño.
Y cantidades no medidas (ved las fotos) de:
Coco rallado
Almendra a cubitos (versión original: nueces)
Muesli sin azúcar, con pasas, trozos de plátano, copos de avena....para la versión semidulce. Para la dulce puede ser azucarado. (versión original: sólo copos de avena)
Unas cucharaditas de dulce de leche (en la versión original no estaba)

Las cantidades dadas de harina, azúcar, cacao y chocolate bastan en realidad para dos pasteles, pero hay que hacerlo así para guardar la proporción de harina adecuada para los litines. La mezcla sobrante la podemos guardar para aprovecharla la próxima vez, en ésta u otra receta.

ELABORACIÓN

Conectamos el crockpot en ALTO y lo tapamos para que adquiera calor rápidamente.
Con un cuchillo troceamos o laminamos la mantequilla. La ponemos en el crockpot, tapamos, y dejamos que se vaya fundiendo.




Comenzamos a preparar la mezcla para brownie casera.

Para ello, juntamos en un bol o plato grande la harina, el azúcar, el cacao, el chocolate y los litines. Con un tenedor vamos mezclando con cuidado para que todo quede bien combinado, sobre todo el gasificante bien distribuido.



Cuando hayamos acabado de hacer la mezcla, sobre todo si no habíamos pesado los ingredientes previamente, la mantequilla ya estará prácticamente fundida.Ayudamos un poco con una espátula de silicona para que la mantequilla se acabe de deshacer.

Añadimos a la mantequilla el agua y el huevo,



y con un tenedor batimos brevemente para que se mezcle todo. Vamos echando a cucharadas mezcla para brownie hasta obtener una textura de masa de brownie o bizcocho. Tiene que estar todo bien mezclado y no verse nada de mezcla seca, pero no hay que batir.



Ahora vamos a colocar los siguientes ingredientes a capas y por este orden:

Leche condensada




Muesli



Coco



Almendra



Dulce de leche





Aunque nos sentiremos tentados de hacerlo, no hace falta en absoluto "prensar" estas capas. Durante la cocción las capas inferiores elevan el conjunto gracias a la levadura y las almendras se quedan perfectamente integradas en el pastel.

Ya veis que no hay que llenar excesivamente el molde: el pastel sube bastante y no es cuestión de que se pegue a la tapa.

El tiempo de cocción depende mucho del crockpot que utilicemos, de las cantidades de ingredientes y de si lo hacemos en ALTO o en BAJO. Se sabe que está hecho cuando, además de "oler a hecho", el pastel se separa de las paredes del molde interior del crockpot. Si lo hacéis en crockpot grande y veis que en BAJO no se termina de hacer, siempre podéis cambiar a ALTO a mitad de la cocción.

Para asegurarnos de que, debido a la condensación de humedad que se produce dentro del crockpot, el pastel no nos quede demasiado húmedo, podemos utilizar el método de la servilleta de papel, papel de cocina o trapo limpio. Una vez el pastel lleve como una hora haciéndose, veremos que se forman gotitas en el reverso de la tapa. Destaparemos rápidamente, secaremos la tapa y pondremos bajo ésta tres o cuatro capas de papel de cocina, menos si es grueso.

Gracias a este método, a partir de ahora toda gotita irá a parar igualmente al reverso de la tapa, pero en lugar de caer sobre el pastel quedará retenida por el papel de cocina. Pinchad en la foto y veréis mejor las gotitas.



Una vez veais que los bordes del pastel se separan del molde, probad a introducir un cuchillo hasta el fondo. Si sale limpio, está hecho. Stephanie, la autora de la receta, aconseja 20 minutos adicionales de cocción sin tapa para eliminar toda posible humedad excesiva....yo creo que habiendo utilizado el método del papel de cocina no haría falta....pero de todas maneras he seguido su consejo para asegurarme de que el pastel no quedara poco hecho.


Éste es el aspecto de la superficie antes de los 20 minutos de cocción sin tapa:


Una vez pasados esos 20 minutos, dejaremos que el pastel se enfríe dentro del molde, sacado del crockpot, durante unos 15 minutos.

Después con mucho cuidado pasaremos un cuchillo por los bordes para terminar de separarlos del molde y eliminar toda posible adherencia. Yo he utilizado un cuchillo de plástico para cortar verduras para no rayar el molde; también sirve una espátula de silicona o plástico; no utilicéis nada cortante.

Tras eso, dejaremos todavía reposar el pastel en el molde durante unos 30 minutos (sobre una rejilla, para que se enfríe más rápido) y después lo desmoldaremos con cuidado.


Puede que queden algunos restos de masa de brownie cocida en la base del molde, pero nada grave ni para el pastel ni para el molde. Éste lo llenaremos de agua fría y lo olvidaremos durante unas horas, preferiblemente toda la noche. A la mañana siguiente los restos se habrán ablandado y deshecho como por arte de magia.

Dejaremos que el pastel se enfríe completamente antes de cortarlo, mejor si reposa toda la noche. De esta manera es muy fácil cortarlo.




Esta megabrownie es deliciosa y muy adecuada para acompañar unas bolas de helado.

2 comentarios:

begojj dijo...

Pós sip que es pecado jajaja,.. besitos bego

Noentrobcap dijo...

Dios nos coja confesados!