AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

domingo, 7 de febrero de 2010

BROWNIES DIETÉTICOS DE SANDRA WOODRUFF

En 1994 Sandra Woodruff publicó Secretss of Fat-Free Baking , cuyo subtítulo, en inglés también como puede suponerse, es Más de 100 recetas bajas en grasa o sin grasa para hacer fácilmente deliciosos pasteles, galletas, brownies, magdalenas, tartas, panes y muchas otras cosas sabrosas.
 


En fin, que como la cosa pintaba también y yo ya había probado dos o tres recetas suyas sacadas de la red...decidí hacerme con el libro, y éste es uno de los primeros resultados. Son los Fudgy Cocoa Brownies de la página 165; yo, que a veces me da por puntuar las recetas que pruebo, a ésta le daría un 9. Deliciosos y sin más grasa que la del fruto seco (yo he usado almendras), si es que se decide utilizar este ingrediente opcional.

Sandra tiene varios  secretos para sustituir total o parcialmente la grasa en las recetas de dulces: uno es la mantequilla de ciruela seca, prune butter, que también use en las galletitas sin grasa que ya puse en este blog. En esta receta  volvemos a utilizarla.

Otro de sus secretos es no hornear estos dulces por un tiempo demasiado prolongado, ni a una temperatura demasiado alta. Así se consigue que queden en su punto, hechos pero jugosos. Dado que no contienen grasa, un horneado excesivo los secaría demasiado.

Yo he hecho algunas variaciones por gusto o por necesidad.Primero, he añadido algo de leudante, bicarbonato, aunque en rigor los brownies no deben llevarlo ni Sandra lo indica. La receta pedía salvado de avena y lo he sustituido por salvado de trigo; para compensar le he añadido 30g de copos de avena triturados, con lo cual la proporción de sólido ha aumentado un poco y he tenido que ajustar la masa con un poco de agua. El fruto seco (no la ciruela), que es opcional, lo he usado pero en lugar de nueces he utilizado almendras, y por último he añadido por mi cuenta unos arándanos secos.  Por cierto, los he puntuado como si fueran pasas, pero quizás sean dietéticamente más baratos, pues la uva tiene más azúcar que el arándano, que es bastante ácido.

Si se quieren ahorrar puntos, puede eliminarse el fruto seco (almendra o nuez), y quizás sustituir algo del azúcar por edulcorante artificial.  Según la opción, cada ración (dividiendo todo en 16 porciones) puede costar desde 1 a 2 puntos. No está mal.

INGREDIENTES

Para la mantequilla de ciruela seca (no la usaremos toda para la receta, nos quedará la mitad):

250g de ciruelas secas sin hueso
6 cucharadas de agua o de zumo de fruta

Para los brownies:

125g de mantequilla de ciruela, 3 puntos
150g de azúcar, 12 puntos
3  claras de huevo ***, 0 puntos
30g de cacao sin azúcar, 1.5 puntos
50g de harina blanca, 3 puntos
15g de salvado de trigo, 0.5 puntos
30g de copos de avena, molidos gruesos con el molinillo de café, 2 puntos
2 cucharaditas de esencia de vainilla, 0 puntos
Una pizca generosa de sal, 0 puntos
60g de almendra en cubitos,  9 puntos
1 cucharadita de postre de bicarbonato de soda, 0 puntos
30g de arándanos secos, 1.5 puntos

En total,  pues, 32.5 puntos. 2 puntos por ración
Si no se usa la almendra y el arándano, 22 puntos
Si además se sustituye la mitad del azúcar por edulcorante, 16 puntos: 1 punto por ración

ELABORACIÓN

Para hacer la mantequilla de ciruela, ponemos en la picadora las ciruelas y el agua o zumo, y batimos hasta que nos quede una crema espesa con tropezones. Ésta es la cantidad que sale con 250g de ciruela; el limón lo he puesto como referencia.



La mantequilla de ciruela se conserva 3 semanas en el frigorífico bien tapada, y además está riquísima, si se quiere con un poco de azúcar o edulcorante, sobre tostadas. O sea que podemos aprovechar  para hacer más cantidad. Al hacerla,  quizás tengamos que ajustar la cantidad de líquido para que nos salga una consistencia más o menos como la de la foto.


Tomamos la cantidad que necesitamos para la receta, 100 gramos, y en un bol la mezclamos bien con el azúcar y las claras de huevo.Incorporamos también la esencia de vainilla. Si hemos optado por usar edulcorante líquido, lo añadimos ahora también.Mezclamos bien, pero no batimos.

En otro recipiente unimos el resto de los ingredientes: la harina, el salvado, los copos de avena, el cacao y, si los usamos, también las almendras y los arándanos. Añadimos también el bicarbonato distribuyéndolo muy bien y cuidando de que quede totalmente en polvo, sin apelotonamientos.

Aquí podéis ver los dos recipientes. Si queréis preparar los brownies en un determinado momento, por ejemplo  cuando lleguen los invitados (para comerlos recientes, están muy buenos tibios), guardad los ingredientes así, en dos boles, y juntadlos en el último momento.



A la hora de preparar el pastel, con el horno caliente a unos 180 grados, formamos la masa:


Y la extendemos sobre un molde que habremos forrado con papel engrasado:



Entramos el molde al horno y lo dejamos hasta que los bordes empiecen a separarse un poco del molde  (pero que de ninguna manera estén tostados). Si tocamos el centro del pastel tiene que estar hecho pero blandito, y si introducimos un pinchito tiene que salir seco.




Los bordes:




Con ayuda del papel que sobresale por los bordes del molde, sacamos el pastel del mismo; veremos que se despega muy fácilmente el papel de aluminio:





Con cuidado le damos la vuelta y quitamos el papel...







Como veis la parte de abajo es diferente, más seca y menos brillante, pero es igual de bonita; se puede elegir.


Con mucho cuidado pasamos el pastel a una rejilla para que se enfríe...






Y al cabo de 5 minutos ya lo podemos cortar y servir, a no ser que lo prefiramos frío.

Estas son 8 porciones grandotas, y cada una tendría 4 puntos con los ingredientes que he usado yo, o 2 usando la mitad del azúcar y sin usar almendra ni arándano.




Si las dividimos por la mitad, como en esta foto...




...salen dieciséis, y cada una tiene 2 o 1 punto, según las mismas opciones.


Os aseguro que están deliciosos y no parecen de régimen. A mí me gustan así, sequitos, pero también se los puede untar con mermelada de albaricoque o de fresa light.

Un plano más de cerca de estas maravillas de Sandra:





1 comentario:

Dely dijo...

Unos brownies estupendos y además bajos en calorías, ideales para comer y no sufrir por ello.
Un besín.