AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

martes, 9 de febrero de 2010

BISCOTES DE ALMENDRA DIETÉTICOS

Siguiendo con el libro de recetas de Sandra Woodruff (Secrets of Fat-Free Baking) que me tiene entusiasmada, hoy les ha tocado el turno a los Almond Biscotti de la página 220.  Esta receta está dentro del apartado dedicado a dulces no totalmente sin grasa, sino hechos con mantequilla o margarina light. Yo, como no tenía ni una ni la otra, he puesto la mitad de la cantidad indicada y he sustituido el resto por salsa de manzana, la applesauce que hago con el crockpot.

Con las cantidades indicadas salen como mínimo 65 biscotes, y la receta cuesta 47 puntos Weight Watchers...o sea, que dos biscotes, 1.5 puntos.




INGREDIENTES

150g de harina blanca,  9 puntos
140 g de harina integral, 9 puntos
160g de azúcar, 13 puntos
2 cucharaditas de postre de levadura tipo Royal, 0 puntos
30 gramos de margarina, 6 puntos
3 o más cucharadas de salsa de manzana, 0.5 puntos
3 claras de huevo , 0 puntos
1 cucharadita de esencia de vainilla, 0 puntos
50g de almendra picada gruesa, 7.5 puntos
30g de harina adicional para amasar, 2 puntos

ELABORACIÓN

En un bol grande unimos las harinas, el azúcar, la almendra  y la levadura química y mezclamos muy bien, sobre todo para que la levadura se reparta uniformemente.

Añadimos la margarina (podemos usar también mantequilla) y con las puntas de los dedos la integramos en el conjunto hasta que no se note.

Añadimos progresivamente la salsa de manzana, mezclando con una espátula, hasta que se forme una masa consistente y sólo ligeramente húmeda. Amasamos sólo lo imprescindible.



Enharinamos nuestra superficie de trabajo y en ella formamos dos o tres "troncos" de masa (depende de cómo sea nuestra bandeja de hornear), todos del mismo grueso.




Los colocamos en una placa de hornear engrasada, o sobre papel de hornear.



Los horneamos con el horno precalentado a 200 grados durante unos 25 minutos, o hasta que estén dorados. Es mejor hacerlo con calor arriba y abajo; aunque si a mitad del tiempo ya están dorados por arriba apagaremos el grill.



Dejamos que se enfríe durante 10 minutos sin apagar el horno. Con un cuchillo de sierra vamos cortando rebanaditas todas del mismo grosor.



Aquí tuve el fallo de leer la receta demasiado deprisa; se me pasó por alto que hay que cortarlos diagonalmente; evidentemente hubieran sido mucho más bonitos.

Una vez cortados los colocamos de nuevo en la placa de hornear,  no hace falta engrasarla.

Fijaos que al meterlos al horno ya cortados todavía no están hechos, sólo semicocidos:



Se hornean durante unos 18 minutos, con calor arriba y abajo todo el tiempo, a 180 grados. Hay que vigilarlos por si hay que sacarlos antes; cuando estén dorados están listos.



Los pasamos a rejillas para que se enfríen y los dejamos enfriar completamente...según la receta, porque recién hechos también están riquísimos.