AQUI ESTOY YO!

Se ha producido un error en este gadget.

martes, 19 de mayo de 2009

BOQUITAS PINTADAS...Y DESCARADAS

La verdad es que estos pastelitos, que copié del libro Bollos, magdalenas y pastas de té, de Anne Wilson, se llaman en realidad, en su traducción al español, 'bollitos de frambuesa'. Pero yo no puedo evitar que me recuerden a unas boquitas burlonas y...en cierta manera adecuadas para Halloween.

 
Ésta es mi propia versión aligerada, adecuada para dietas de adelgazamiento si nos moderamos en su consumo. Para dietas contra el exceso de colesterol también son buenas, ya que he sustituido la mantequilla por aceite de oliva y la leche por leche de soja. Son semidulces.
Para las personas que hacen la dieta Weight Watchers, diremos que con las cantidades dadas nos resultan 12 puntos. Es decir, si hacemos 12 unidades cuestan 1 punto cada una. Las mías son más pequeñas, hice 18, por tanto 0,5 puntos.
INGREDIENTES
150g de harina de repostería, 9 puntos
30g de azúcar,  2 puntos
3g de aceite de oliva (1 cucharadita de moka), 1 punto
75ml de leche de soja casera, 0.5 puntos
(se puede sustituir por leche desnatada)
Por cada bollito, 1 cucharadita de mermelada de fresa (suma 0,5 puntos adicionales a cada boquita, si no es light)
Agua
Una pizca de sal.
Levadura Royal.
ELABORACIÓN
Precalentamos el horno a unos 210 grados.
Como yo las hice en el horno de turboconvección (combigrill), lo precalenté a temperatura máxima y lo bajé a 180 grados al entrar los bollitos. El horno de cristal requiere menos temperatura para obtener los mismos resultados.
En un cuenco grandecito unimos la harina y dos cucharaditas bien colmadas de levadura Royal. Añadimos la sal y la mitad del azúcar y removemos bien. 
Añadimos el aceite y la leche y con la espátula vamos mezclando hasta que se nos forme una masa.Si vemos que queda seca, añadiremos agua hasta que se nos forme una bola. La leche es preferible añadirla gradualmente, ya que si nos pasamos tendremos que añadir más harina, lo cuál sumará puntos o calorías.
Trabajamos la masa muy brevemente, justo para que se forme,
y la extendemos con el rodillo. Con un cortapastas o un vaso o tacita, formamos círculos

Veis que la masa no es muy lisa: es porque tiene que amasarse poco.
Ponemos una cucharadita de confitura en cada círculo, poquito porque siempre tiende a salirse. 

Los doblamos con cuidado sin cerrarlos. 
 
Aquí ya colocados con el papel de hornear recortado sobre la parrilla del horno:


Pintamos con leche y espolvoreamos con el resto del azúcar.


Ya en el horno:

 
Los dejamos que se hagan bien, aproximadamente 15 minutos vigilando que no se quemen. Deben quedar dorados.

  
  
Son muy socorridos y están buenos calientes o fríos. Siempre tenemos en casa harina, aceite, leche, y azúcar, y el relleno lo podemos variar: cabello de ángel,  compota, incluso dátiles picados. 
Al cortar los círculos con el cortapastas nos quedan recortes que volveremos a amasar lo más brevemente posible para hacer otra hornada en el horno de convección de cristal. Si usamos el horno tradicional, con estas cantidades nos cabrán todas juntas. 

1 comentario:

Mery dijo...

¡¡Que ricas y que originales!!, la apunto, estan graciosisimas y se las hare a mis sobrinos que seguro que va a alucinar, aunque ellos seguro que me la pediran de chocolate, jajajajajaja.


Un saludo y gracias por la receta.