AQUI ESTOY YO!

LA FRASE DE HOY

sábado, 1 de enero de 2011

ESTE LICOR NO ES ANÍS...PERO TAMBIÉN ES DEL MONO

Empezamos el año con un poco de buen humor mostrandoos mi nueva creación licorera y su celoso custodio:


Mientras nuestro solícito ayudante mantenga los licores así, querrá decir que todavía no están listos para consumirse...Es un práctico código de comunicación.

Los licores son tres, y muy fáciles de elaborar; en realidad tanto se pueden considerar licor como macerado de frutas en alcohol. Una vez estén listos, tan agradable será consumir el licor aromatizado con la fruta como la fruta que haya absorbido el licor. A eso se llama perfecta simbiosis.

Os los muestro un poco de más cerca, antes de que fueran a parar a los brazos del simio:


Os explico lo que lleva cada licor: en los dos frascos altos y estrechos puse como base vodka (podéis usar cualquier licor no dulce de sabor neutro y sin azúcar: aguardiente, orujo...) y añadí un paquete de una mezcla de frutas desecadas  y ligeramente dulces, que contiene entre otras corteza de naranja, papaya, piña, pasas...
Esta mezcla se vende en Mercadona bajo el nombre de Cóctel Bienestar. Agregué también dátiles confitados sin hueso y ciruelas secas con hueso. En la foto lo veis unos tres días después de haber cerrado los frascos; la fruta ya está algo hinchada y más pálida que al sacarla del paquete.

En el bote más bajo y ancho  puse la misma mezcla de frutas, pero el licor que usé fue el Knebep, que tiene aroma a violetas, un toque a almendra amarga parecido al del amaretto y una base de vodka, y es ligeramente dulce. Además, añadí unas tres cucharadas de miel fluida.

Y finalmente, la botella la destiné para un licor mucho más ligero que los otros, ya que una tercera parte del líquido es infusión de té de Ceylán supercargada. Cuando digo supercargada quiero decir que la tetera estuvo toda la noche con el té dentro, ya que este té al final no se lo bebió nadie.  Así, por la mañana colé el té y lo vertí en la botella, después añadí unos dátiles troceaditos y una rodaja de limón también cortada. Completé con el licor de violetas. Éste es un licor que si se prueba nada más mezclarlo da la impresión de que no tiene alcohol, pero en el que al ir madurando el alcohol va revelándose.

Ahora habrá que esperar un mínimo de un mes para disfrutarlos. Por cierto, éste es el licor con aroma a violetas:


Espero que os haya gustado. Es una buena idea para regalar, adornando un poco los frascos con celofán y algunos lazos quedarían preciosos.


Y por supuesto...¡Feliz año 2011 a todos!

2 comentarios:

Marimar dijo...

Hola y Feliz Año 2011 para ti también, me gusta la idea, pero no soy mucho de licores, en casa los elaboro mi marido (Angel) en una ocasión, y estuvo bastante dias filtrando de botella en botella, para mi gusto le quedaron un poco fuertes pero ricos, besitos, Marimar.

Noentrobcap dijo...

Gracias, marimar, por tu comentario.En el caso de tu marido, debió elaborar licores en toda regla, de ahí el filtrado...yo elaboro licores que en realidad no son tales propiamente hablando quizás...